BELLEZA

El frío, el calor, el viento, beber poca agua e incluso una mala alimentación pueden hacer que tus labios se vean todo menos besables. Aceptémoslo: no hay nada peor que verlos cuarteados o de lo más resecos. Así que para evitar esta catástrofe, no hay más que agregar estas fáciles recetas a tu rutina de belleza y consentir tus labios como se debe. ¡Manos a la obra!

Dulce exfoliación

La piel de tus labios también necesita una pequeña renovación. Elimina las células muertas y presume una boca envidiable.

Opción 1:

• Toma una cucharada de vaselina y mézclala con azúcar (morena de preferencia).

• Frota tus labios suavemente con la mezcla durante tres minutos.

• Límpialos con una toalla limpia y agua tibia e hidrátalos con algún bálsamo.

• Si te sobra mezcla, puedes guardarla en un tarro para la próxima vez que la necesites.

Opción 2:

• Toma un cepillo de dientes y límpialo perfectamente. También puedes usar un cepillo de dientes para bebés, pues tiene las cerdas mucho más suaves y será más gentil con tu piel.

• Unta tus labios con un poco de vaselina.

• Con movimientos horizontales cepíllalos.

• Límpialos con una toalla limpia y agua tibia.

• Hidrátalos durante todo el día con un bálsamo. Ojo: ¡No olvides que la exfoliación no debe hacerse diariamente! Una vez a la semana es más que suficiente.

Cuídalos a todas horas

• Recuerda beber por lo menos 1.5 litros de agua al día.

• Evita pasar una y otra vez tu lengua sobre los labios, pues en vez de hidratarlos los resecaras más.

• Usa un bálsamo que tenga mínimo FPS 15 (incorpóralo a tu rutina de maquillaje diaria).

• Cuidado con los lipsticks de larga duración. ¡Tienden a resecar más los labios! Si vas a llevar un color brillante, despíntatelos a medio día, aplica bálsamo y vuelve a pintarlos. Así les darás un merecido respiro.

• Aplica vaselina antes de irte a dormir.