top 5

Renée Zellweger

Si alguna vez se preguntaron cuál es el secreto detrás de la delgadez de esta ganadora del Oscar, la respuesta es muy sencilla: Cubos de hielo. La estrella de Bridget Jones ha asegurado que comer cubos de hielo le da la sensación de estar masticando constantemente y calma la ansiedad que produce el hambre. Es una manera bastante astuta de engañar al organismo así que tendremos que intentarlo.

Fergie

La cantante de los Black Eyed Peas ha confesado tener un estómago delicado y es por ello que ha optado por tomarse una cucharada diaria de vinagre de manzana que la ayuda a mejorar la digestión y a mantenerse saludable. Aunque su sabor es un poco fuerte, estamos dispuestos a probar esta rutina si nos garantiza que tendremos un abdomen tan perfecto como el de esta diva.

Gwyneth Paltrow

Esta ganadora del Oscar se ha convertido en toda una gurú de la alimentación saludable e incluso ha publicado un libro de recetas que ha alcanzado el estatus de bestseller. En varias entrevistas, Gwyneth ha confesado que tanto ella como sus hijos mantienen una dieta en la que están prohibidos los carbohidratos y las carnes rojas, y aunque muchos han decidido criticarla, nadie puede negar que cada año que pasa luce aún más fabulosa.

Jennifer Aniston

La estrella de Friends siempre ha tenido uno de los cuerpos más envidiados de Hollywood, pero lo que muchos no saben es cómo ha logrado mantenerse en forma durante los años. Jennifer se ha confesado fanática de la comida para bebés porque además de venir en cantidades pequeñas, contiene una variedad de nutrientes y vitaminas necesarias para el organismo. Los colados de frutas y vegetales podrían ser una buena opción, pero también suena bastante extenuante porque sólo para los bebés es fácil alimentarse a base de papillas.

Christina Aguilera

Después de la impresionante trasformación física que tuvo la cantante durante estos últimos meses, todos quisieron saber cuál era su secreto para perder peso. Durante una entrevista en la revista Cosmopolitan, Christina confesó que se hizo seguidora de la llamada dieta de siete colores en la que cada día de la semana se ingiere alimentos de un mismo color y van variando cada 24 horas. Suena relativamente fácil unirse a este