Lindsay Lohan

Los malos hábitos y los excesos han destruido el bellísimo y angelical rostro de la actriz. Pero como si esto fuera poco, ella insiste con las inyecciones de botox en la cara, lo que la ha vuelto irreconocible.

Russell Crowe

Ni rastro queda del guapísimo protagonista de Gladiador. Luego de sus años de gloria, Crowe dejó el deporte y, a sus 48 años y recién divorciado, está intentando volver a ponerse en forma. ¿Lo logrará?

Christina Aguilera

Poco queda ya de la chica de Genie in a Bottle. Christina Aguilera convirtió la comida en su religión y las consecuencias saltan a la vista. Sin embargo ella está muy contenta con su actual figura. “Estoy gorda, ¡asúmanlo!”, comentó recientemente ante la prensa.

Kevin Federline

Sí, aunque parezca increíble, el bailarín y exmarido de Britney Spears tuvo que participar en el reality show estadounidense Celebrity Fit Club para poder combatir su sobrepeso. En el programa, que ayuda a diferentes famosos a bajar de peso, Federline mostró a los espectadores sus esfuerzos por volver a ser el fornido galán que conquistó a la princesa del pop.

Melanie Griffith

Este es el problema de las actrices maduras que quieren mantenerse jóvenes. A Melanie Griffith su obsesión le ha traído más disgustos que buenos resultados. La mujer de Antonio Banderas cada vez tiene la cara más hinchada y desfigurada, siendo víctima de las burlas de los usuarios de las redes sociales.