Gisele Bundchen

La ex modelo de Victoria’s Secret aseguró que cuando dejó de fumar subió de peso, aunque imaginamos que con ejercicio y una dieta los perdió rápidamente. La ex novia de Leonardo DiCaprio aseguró que dejó de fumar en el 2003: “Cuando dejé de fumar gané 15 libras, ¿y? Yo prefiero así. Nada es mejor que la salud”.

Kristen Stewart

La actriz aseguró en una entrevista con MTV, en mayo del 2012, que había dejado de fumar. Aunque no es la única de Crepúsculo, ya que sus co-estrellas Ashley Greene y Nikki Reed también lo hicieron.

Ben Affleck

En una entrevista con People en el 2007, el actor estadounidense aseguró: “Toda la semana de filmación, fumé como cinco paquetes por día. Para cuando la película terminó, estaba tan harto de fumar que no quería hacerlo más y renuncié”. ¡Debe ser lo mejor que le ha dejado una película en temas de salud! Obviamente, fuera de su relación con Jennifer Garner.

Barack Obama

Cuando tomó por primera vez la decisión de postularse a la presidencia de los Estados Unidos, su esposa, Michelle Obama, le dijo que el único requisito era que dejara de fumar. A pesar de tener una larga batalla con la nicotina, desde su campaña del 2008, pudo dejar por fin el cigarrillo en 2011.

Jennifer Aniston

Tuvo que dar la noticia que había dejado de fumar, después de que algunos medios empezaran a crear rumores persistentes sobre un posible embarazo debido al aumento de peso. La actriz de Friends dijo en una entrevista: “Bueno, recientemente he dejado de fumar, y tengo unos kilos de más”.