Hugh Jackman – Payaso

El actor australiano se caracteriza por su simpatía a la hora de entretener al público. Por eso, no es sorprendente que antes de convertirse en el sex-symbol que es hoy, Hugh haya trabajado como clown. Según confesó para una famosa revista: “Solía hacer de payaso en fiestas para niños. Era Coco, el payaso. No tenía trucos de magia y recuerdo que en una ocasión, un niño le dijo a su madre que era un personaje terrible”.

Whoopi Goldberg – Albañil

Aunque parezca increíble, la actriz decidió integrarse a una obra en construcción para ganarse unos billetes. Y como si fuera poco, su trabajo siguiente fue maquillando cadáveres en una funeraria ¡Whoopi a prueba de todo!

Harrison Ford – Carpintero

En la ficción fue arqueólogo, espía y hasta presidente, pero jamás habría llegado a estos personajes de no haber sido por uno de sus más antiguos oficios. Y es que al parecer, el actor tomó su primer contacto con el mundo del cine, cuando fue contratado para construir armarios en la casa del creador de Star Wars, George Lucas. El resto es historia.

Evangeline Lilly – Azafata

La actriz que interpretó a uno de los sobrevivientes del vuelo Oceanic 815 en la exitosa serie Lost, inició su vida laboral siendo azafata, aunque duró unas pocas semanas. “Hice el trabajo durante un mes y renuncié. Lo odiaba. No llegué a ver ningún sitio y te dicen que debes comprarte los zapatos dos tallas más grandes porque los pies se te hinchan”, expresó Evangeline ante la prensa.

Warren Beatty – Controlador de plagas

Antes de convertirse en la leyenda del cine que conocemos hoy en día, este gran actor, director y guionista trabajaba cazando ratas. Su vida cambió cuando lo llamaron del Teatro Nacional de Washington para ponerle fin a una infestación de roedores.