Un delicioso aperitivo a base de vodka, acompañado de ginger ale y  jugo de manzana.

Para prepararlo hay que colocar en un vaso con hielo una parte de vodka por tres de ginger ale y la cantidad necesaria de jugo de manzana, para completar el vaso. Un detalle bien rico: colocar en el interior unas rodajas de manzana pasadas por azúcar, para que se embeban con el alcohol y poder degustarlas al finalizar el trago. ¡Qué lo disfrutes!