Luego de un día súper cansador, nada mejor que un buen café con un delicioso toque de licor.

¿Qué se necesita? Una carga de café expreso, media cucharadita de azúcar rubio, una medida de crema irlandesa y hielo.

¿Cómo se prepara? Colocar el hielo, el café y el azúcar en una coctelera. Agitar vigorosamente durante un minuto y medio. En un caso corto, servir la crema irlandesa y, con la ayuda de una cuchara, añadir el café frío de manera que queden separados. ¡Qué lo disfrutes!