Una versión renovada del clásico cóctel cubano, bien refrescante, para disfrutar con compañeros de una noche after office.

¿Cómo se prepara? Machacar en una coctelera dos rebanadas de piña, siete hojas de menta y dos cucharadas de azúcar. Añadir dos medidas de ron y abundante hielo. Tapar la coctelera y agitar vigorosamente para mezclar bien los ingredientes. Servir en un vaso alto y completar con una medida de jugo de piña. Decorar con una rodaja de la fruta y hojas de menta por encima. ¡Deléitate con este riquísimo aperitivo!