SPA

Ir al spa es verdaderamente un lujo. Hay que tener disponibilidad horaria y dinero para poder internarse en algún centro de relajación.

Pero nosotras encontramos la solución. ¡Llevamos el spa a tu casa!

Si no tienes tiempo para consentirte profesionalmente, no te preocupes… Te enseñamos a hacer algunos tratamientos de spa en tu casa, ¡y sin costo alguno!

– Toma agua con un arma secreta.  Bebe tus 8 vasos de agua diarios, pero de la forma en que lo harías si estuvieses en un spa, agregándole 5 hojas de menta y 10 porciones de pepino finamente cortadas. El aceite mentolado ayuda a eliminar las toxinas que demacran tu piel, y la vitamina A y C que ofrece el pepino mantiene la piel saludable.

– Trata bien a tus pies.  Llena un recipiente con agua tibia hasta la mitad, y luego súmale varias rocas de río. Presiona la planta de tus pies contra esas piedras, y emplea una para masajear el pie y eliminar el dolor causado por el ejercicio (como correr).  Luego, pinta tus uñas en un color relajante, como azul profundo, verde o lavanda. Estos colores de spa proyectan sensación de calma.

– Suaviza el cuerpo. Las exfoliaciones corporales son de los tratamientos más populares en los spa, porque dejan la piel súper sedosa. Logra este mismo efecto en la ducha de tu propia casa comprando unos guantes exfoliantes que puedes conseguir en cualquier farmacia.  Frota la piel en movimientos circulares, comenzando por la parte de abajo de tus piernas hasta llegar a la cintura, y luego repitiendo desde tus muñecas hasta los hombros. Haz movimientos circulares en el área del abdomen y luego ve subiendo desde el pecho hasta el cuello. Seca el cuerpo  y aplica crema humectante mientras la piel siga húmeda, ya que al estar recién exfoliada, tiende a absorber más rápido las lociones.

– Exfoliación a la vista.  Usa una brocha de artista por esta vez y no tus dedos (puedes conseguirla en tiendas como papelerías y librerías) para aplicar una máscara facial. Las cerdas exfolian suavemente, ayudando a los ingredientes de la mascarilla a penetrar más profundamente. Aplasta la mitad de un plátano y combínalo con una cucharada de jugo de naranja y miel. Aplícalo y enjuaga después de 15 minutos.

– Relájate. Los spas y gimnasios ofrecen paños fríos en sus lockers. Para replicarlo en casa, añade 12 gotitas de aceite de eucalipto a un fregadero o lavamanos lleno de agua, sumerge cada tela en el agua, retuércelo, dóblalo a la mitad, enróllalo y mételo en la nevera. Después de un entrenamiento intenso, desenrolla uno de estos pañitos y colócalo en tu cara hasta que te sientas totalmente relajada.

– Elimina las arrugas. Un masaje facial no solamente se siente fabuloso, sino que además relaja la tensión muscular, suaviza las líneas de expresión y aumenta la luminosidad. Aplica una capa fina de loción en tu cara, coloca las palmas de tus manos contra tus mejillas y frótalas haciendo movimientos rápidos de arriba a abajo en forma circular.  Repite en la frente, y luego usa tu dedo medio e índice para hacer movimientos circulares a los lados de tu nariz y alrededor de tu boca. Finalmente, presiona justo el área debajo de tus cejas y sobre el puente de tu nariz por tres segundos.

¡Invita a tus amigas a un día de spa en casa y disfruten de estos sencillos tratamientos que las dejarán radiantes y listas para el fin de semana!