GYM

¿Así que eres de esas personas que empiezan el gimnasio con todas las ganas pero luego de unos cuantos días quieren abandonar? ¡No te preocupes! ¡Somos muchos en el mundo! Pero no pasa nada, podemos solucionarlo, solo hay que aplicar estrategias que funcionen, como las que te contamos hoy.

Muchas cosas pueden influir para que luego de comenzar el gym quieras dejarlo, por ejemplo:

  1. Cansancio
  2. Estrés
  3. No tienes suficiente tiempo
  4. Excusas…

¿Sabes lo que necesitas? ¡Inspiración! La motivación es el ingrediente clave, un motor que nos lleva a materializar muchas cosas en la vida y también puedes aplicarla a ésta situación.

1. Cuando sales por la mañana y ya no vuelves a tu casa

Esto además de incómodo puede ser una excusa ideal para no ir al gimnasio. ¡Decir que no tienes la ropa de deporte! Por eso, lo mejor que puedes hacer es preparar la noche anterior tu bolso con todo lo necesario y llevarlo contigo al día siguiente.

2. Entrena con tu pareja o amiga

Esto es ideal, se pueden dar ánimo mutuamente y así es más difícil dejar de ir al gimnasio.

3. Suscríbete a un newsletter

Si eres de los que revisa su e-mail a diario, ésta puedes ser una forma de conseguir motivación para hacer ejercicio. Suscríbete en alguna web de consejos de fitness o similar para recibirlos a diario.

4. La importancia de los objetivos

Establecerlos es fundamental para lograr tus propósitos, solo considera que sean realistas, es decir, medibles y alcanzables. Además, sería bueno que formularas una lista en dónde expusieras los motivos por los cuales crees que es importante ejercitarte. Si tienes objetivos, como por ejemplo, bajar de peso, proyéctalos de forma semanal y observa los resultados alcanzados al final de cada semana.

5. El aspecto social

Si entrenas en solitario, al menos una vez por semana, permítete mezclarte con gente que practica otra disciplina, como por ejemplo, aerobic, zumba o algún deporte que te sirva para sociabilizar; asiste a eventos relacionados con lo que haces y además intenta rodearte de amistades activas y dinámicas.

6. Prepara tu música

Haz tu propia playlist de música motivadora, esa que te hace mover y que te proporciona energía y ganas de comerte al mundo, escúchala con frecuencia o al menos cada vez que te resulte difícil ir al gimnasio.

7. Aplica la lógica

Si realmente eres de aquellas personas que no pueden tener nada de constancia en el gym, entonces reflexiona acerca de ello, busca los motivos y así podrás afrontarlos y solucionarlo.

8. Cuando no quieras ir al gym…

Recuerda tus objetivos, pero además dite: “voy a ir sólo 20 minutos” en ocasiones una vez que estás en el gym haciendo la actividad logras quedarte hasta el final de la sesión. Otras, es mejor que no lo pienses demasiado, solo ponte la ropa, el calzado y sal en automático. Al final, conseguirás hacerte con el hábito.

¡Cuéntanos tus trucos para ser constante con el gym!