tu-familia-te-ha-decepcionado-esto-es-lo-que-puedes-hacer

Cuando recién te fuiste a vivir con tu pareja, cuando nacieron tus hijos, cuando llevaste a tus padres a vivir contigo… todos son momentos de honda ilusión y expectativa. Sin embargo, puede que con el paso del tiempo las cosas no resultaran como esperabas y es probable que te preguntes ¿ahora qué?, ¿cómo sigo?

¿Por qué te sientes así?

En primer lugar, déjanos decirte que existe una esperanza de recomponer la relación y las expectativas positivas en lo que tiene que ver con tus seres queridos. Pero para eso tanto tú como ellos deben conocer las causas, de modo de comprender que quizá no haya nada malo con ustedes. Quizá solamente se trata de diversas situaciones que la vida va poniendo por delante y que no siempre son de las mejores: una enfermedad, la falta dinero, la falta de tiempo… las causas son múltiples e incluyen hasta la rutina misma. Por eso, no te apresures a pensar que te has casado con la persona equivocada, que no ha valido la pena tener hijos ni cuidar de tu familia.

Lo primero es lo primero

¿Has hablado con ellos sobre tus sentimientos? Muchas veces, el que se siente solo y decepcionado sufre en silencio mientras los demás disfrutan de la vida a como les dé lugar. Por eso, si todavía no lo hiciste ¡no lo postergues! Habla con calma de la situación y trabajen juntos para buscar una solución, alguna ayuda, que te asistan en evaporar o, al menos, sobrellevar estos sentimientos negativos.

Medita  la situación profundamente y de manera sincera

Como mecanismo de defensa mental resulta sencillo depositar las cargas, las culpas en los otros. Pero, analiza si además de lo que ellos estén haciendo para decepcionarte, no tienes un nivel de expectativas demasiado alto. Las expectativas que no son razonables o realistas llevan al despecho y a la sensación de haber cometido un error, y esto desencadena de manera prácticamente inevitable en una gran distancia emocional entre ustedes.

Los puntos positivos de la situación

Son contados los casos en los que ni situaciones ni personas ofrecen puntos positivos o cualidades. Si te cuesta hallarlas o recordarlas anótalas en un papel que esté siempre a mano, listo para que lo leas en las horas más oscuras. Guarda con ella algunas fotos de momentos placenteros que pasaste junto a tu familia. Esto te llevará a desear repetir algunos de esos lindos momentos, y no será mala idea hacer juntos algo especial, nuevo, que los ayude a seguir acumulando recuerdos lindos que contrarresten los momentos que te hacen sentir decepcionada y triste.

No te apresures a sacar conclusiones de ningún tipo, y mucho menos vayas a creer que tu vida ha quedado condicionada si es que tus planes familiares no salieron como deseabas. No se puede tener el control sobre todas las cosas, así que mira una vez más tu situación, ¿tan mala es?