Puede ser que sea por la inseguridad, por los terrores nocturnos o por el miedo a la oscuridad que muchos niños temen dormir solos. Afortunadamente existen algunas cosas que podemos hacer para ayudarlos.

Sígueme y no te pierdas este artículo donde te explicaré qué cosas puedes hacer por tu pequeño.

Establece una rutina antes de dormir

Antes de acostarlo a dormir, es importante que establezcas una rutina que implique un baño caliente, el uso del pijama, el cepillado de los dientes y también leer un cuento. Esto ayudará a que tu hijo se sienta mucho más seguro al ir a dormir y que el miedo se reduzca considerablemente. 

No te quedes en el cuarto durante mucho tiempo

Deja el cuarto antes de que tu hijo se duerma. Hazlo mientras se está quedando dormido porque si no tu pequeño se mal acostumbrará y querrá que siempre estés con él. 

Coloca objetos que le den seguridad

En tu ausencia tu hijo puede ver objetos y cosas que no existen como un monstruo aterrador (para él obviamente). Para evitar esto, una buena idea es la de colocar peluches, mantas e inclusive una pecera cerca de su cama porque esa presencia lo tranquilizará. 

Ten paciencia

Muchos padres prefieren llevar a sus hijos a su cama y hacerlos dormir en el centro, cosa que termina perjudicando el sueño de toda la familia. La solución, para evitar esto, consiste en decirle que vas a ir a ver cómo está de a ratos. Comienza por ir a verlo cada 10 minutos y pasado unos días alarga ese tiempo a 15 minutos. Añade 5 minutos cada día hasta que no será necesario ir más que una vez para darle las buenas noches. 

Ten en cuenta que, si tu hijo se acuesta en tu cama durante la mitad de la noche, deberás ser consistente y llevarlo de nuevo a su cuarto, porque si lo dejas dormir contigo, le estarás dando un mensaje erróneo. 

Dale una recompensa

Si tu hijo durmió toda la noche en su cuarto, al día siguiente felicítalo y dale a elegir su atuendo o el cereal que comerán en el desayuno. Verás que pronto asociará este sistema de recompensas a dormir en su cuarto y no querrá volver al tuyo.

Lograr que tu hijo duerma en su cuarto durante toda la noche no es una tarea muy difícil aunque en este momento te parezca imposible. Prueba estos consejos y verás que cuando menos lo esperes tu niño dormirá sin sentir miedo ni preocupación.