Todos hemos estado al menos una vez en “ese” lugar, ese lugar de incertidumbre o de miedos. Todos nos hemos encontrado alguna vez recogiendo nuestros propios pedazos para volverlos a unir.

Me gusta pensar que el amor es una lengua universal, pero un sentimiento individual. Cada ser humano lo vive como puede, porque a veces el amor te agarra, te revuelca, te aplasta, te levanta y te besa; y otras veces tú agarras al amor, lo desangras, lo sueltas y lo vives. Así de inentendible es este sentimiento tan vital, así de vertiginoso y divertido. Así también lo vivimos nosotros.

Las parejas son según lo que viven y no todas las parejas viven lo mismo; así que el amor que se tengan depende de cada relación. Aunque no lo creas, hay parejas que frente a un tema muy pequeño se separan y nunca más se vuelven a juntar; y hay otras que se separan por temas muy delicados pero logran perdonarse y volver a amar. Es el sinsentido del amor, nadie puede predecir lo que pasará entre ustedes dos.

¿Qué hacer?

Para poder levantarte de donde estás hoy debes entender que se terminó, oficialmente se terminó. Los primeros días serán terribles, el silencio se apoderará de tu vida, hasta que un día te darás cuenta que se terminó.

Cuando asumas que estás soltera nuevamente, tómate unos días para pensar en la relación que tenían y lo más importante: si los dos estaban dirigiéndose hacia el mismo lugar.  

A menudo, cuando estás en una relación pierdes la visión sobre lo que es realmente importante y lo que en serio quieres para tu vida. Por eso, es fundamental que te tomes este tiempo para ti, para reencontrarte contigo y con tus sueños.

No importa cuánto tiempo llevaban juntos, lo fundamental es saber que para volver a hacer cualquier cosa juntos necesitan del contacto, la comunicación y de los sentimientos recíprocos; pero sobre todo de madurez para entender al otro y acompañarlo en el camino.

Esta situación te dará la oportunidad de averiguar qué es lo que quieres y necesitas para realizarte como ser humano. Una vez que tengas tus metas definidas puedes plantearte si realmente quieres a esa persona en tu vida, debes saber que no se trata de alguien que sea TU mundo sino de alguien que pueda caminar A TU LADO.

No está mal volver con tu ex si eso es lo que quieres, tampoco está mal no volver con él si así lo deseas. La decisión depende de ti, somos humanos y a veces nos lleva tiempo descubrir que es lo que queremos en nuestra vida.

Mi único consejo es que tengas confianza en ti, en lo que eres y en lo que quieres ser; solo así sabrás cuál es la decisión que debes tomar.