Cuando piensas en tener un perro en casa seguro que imaginas pelos en el suelo, comida desparramada por el piso, largas caminatas y paseos, más presupuesto para la comida y un largo etcétera. Pero ¿acaso no ves la oportunidad de enseñarles a los niños a respetar a los demás, a convivir y a ser responsables?

Aleja tus temores y dudas… aquí tienes 6 razas de perros amigables para niños. 

Bulldog

Los niños siempre serán más grandes que un Bulldog porque este es un perro de patas cortas aunque robusto. La raza se caracteriza por ser dócil, muy leal y por llevarse bien con otros animales domésticos.  No son perros muy energéticos (como esos que no parecen quedarse quietos ni un minuto), pero eso los hace una raza especial para vivir en apartamentos. Pero ¡que su quietud no te engañe!, es una raza muy valiente.

Bóxer

¡No te dejes engañar por su cara que intimida! Estos perros sí que tienen mucha paciencia, una gran cualidad para estar al lado de niños. Además, el Bóxer es una raza cariñosa y con mucha energía, por lo que es ideal para niños muy activos. Podrán salir al campo a pasarlo en grande o quedarse en casa viendo una película que el perro los acompañará siempre.

Beagle

¡Un perro Beagle difícilmente se canse al jugar con los niños! Parece que siempre estuvieran conectados a una fuente de energía. Son muy inteligentes y tienen un muy buen olfato (¿acaso no los has visto en los controles de aeropuertos?).

Mastín

Los cachorros de raza Mastín parecen pequeños, pero la realidad es que se vuelven perros grandes. Sin embargo, su gran porte nada tiene que ver con la hostilidad pues son perros bondadosos y muy compañeros con su familia. Además, es una raza que se caracteriza por proteger y defender a su manada.

Bull terrier

Un Bull terrier es un gran compañero de juegos y muy activo. Se llevará muy bien con tus hijos y mucho más si son niños traviesos. Además de participar de forma activa en el juego, también es protector de su familia.

Golden Retriever

Es tal vez la raza de perros más popular en las familias con niños. Les encanta jugar, pero mucho más cuando son juegos con agua… ¡son muy buenos nadadores! Su energía los mantiene inquietos buena parte del día, pero nunca deja a los niños solos, es un gran compañero.

Cualquiera sea la raza que quieras para tus hijos, recuerda que hay cientos de perros que puedes adoptar en un refugio de animales (y salvarlos de un triste final). Esa sería también una oportunidad de enseñarles a tus hijos una lección muy importante para sus vidas, ¿no crees?