Una vez más te brindamos tres recetas distintas donde el protagonista es el mismo ingrediente. En esta ocasión elegimos la espinaca, una verdura sumamente nutritiva y exquisita. Con estas tres opciones, todos quedarán satisfechos. ¡A tomar nota!

Canelones de espinaca ¡súper fáciles!

Blanquear 4 atados de espinaca en abundante agua hirviendo. Retirar, escurrir bien y picar. Luego mezclar con 500 gramos de ricota, 2 huevos y 250 gramos de queso crema. Agregar 100 gramos de queso rallado, sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Armar los canelones, disponerlos en placa y cubrir con la salsa que más te guste. Llevar al horno con abundante queso para que gratine.

Pionono de espinaca, ideal para un brunch

Rehogar una cebolla picada, agregar 4 atados de espinaca previamente blanqueada, escurrida y picada. Cocinar hasta que la preparación esté sequita y reservar. Por otro lado, batir ligeramente 8 huevos con 100 gramos de queso rallado, sal y pimienta a gusto. Incorporar la preparación de espinacas y mezclar bien. Verter sobre una placa para pionono con un poco de rocío vegetal y llevar a horno fuerte por diez minutos. Cuando este dorado, retirar y desmoldar sobre un lienzo. Disponer encima fetas de jamón cocido y queso fresco y enrollar. Espolvorear con más queso rallado y llevar al horno hasta que gratine. Puedes optar por otros rellenos, como tomates secos, tofu, aceitunas, atún o berenjenas asadas. ¡Libera tu imaginación!

Soufflé de espinacas, la guarnición perfecta para sorprender

Cocinar una cebolla picada en sartén con un poco de aceite de oliva. Añadir 3 atados de espinacas picadas. Dejar unos minutos y retirar del fuego. Tomar dos huevos y separar la yema de la clara. Mezclar las yemas con la espinaca y agregar 150 gramos de queso parmesano rallado. Batir las claras a punto nieve con una pizca de sal e incorporar en la mezcla anterior. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada.  Distribuir en cazuelas para horno previamente enmantecadas. Cubrir con una cucharada de queso crema y terminar con más queso parmesano. Llevar al horno hasta gratinar y servir bien caliente.