Steve Martin es conocido por ser un gran actor y comediante de Hollywood. Pero, aunque muy poca gente lo sabe, Martin es escritor y su tercer novela, Un Objeto de Belleza, le rinde culto a una de sus máximas perdiciones: el arte.

El libro nos traslada al submundo hedonista de la escena artística de Nueva York en los últimos veinte años. Capaz de cautivar con naturalidad a las personas que la rodean, Lacey Yeager, la protagonista, irrumpe en la escena artística neoyorquina como becaria lista y divertida de Sotheby’s. Con su encanto, ambición y tácticas cuestionables y vagamente ilegales, asciende paso a paso el escalafón cultural; de catalogar pinturas pasa a tener éxito en el laberíntico y secretista mundo del arte. Su conocimiento acerca del arte, y especialmente de los coleccionistas de arte, crece rápidamente a medida que aumenta la lista de hombres que encandila y destruye sin remedio. Su ascensión a las más altas esferas de la vida social de la ciudad correrá en paralelo con las vertiginosas alturas y, también, las oscuras profundidades que alcanzó el mundo del arte en los años noventa en Nueva York.

Un Objeto de Belleza es una historia del arte bajo la apariencia de una historia de amor, que logra atrapar al lector con una hermosa narración.