WAFFLES

No hay nada más rico y divertido que comer unos buenos waffles. Ideales para las tardes de verano, son una de las delicias más ricas de todos los tiempos. Con chocolate, dulce  de leche, fruta o helado, los waffles nos encantan a todas. Por eso, ¡te enseñamos a hacerlos en tu casa!

¿Qué se necesita? 300 gramos de harina, 1 pizca de sal, 75 gramos de azúcar impalpable, 10 gramos de polvo para hornear, 100 gramos de manteca, 500 centímetros cúbicos de leche, 2 huevos y miel para rociar.

¿Cómo se preparan? En un bol mezcla la harina con la sal, el azúcar y el polvo para hornear. Haz un hueco en el centro y vuelca la manteca derretida, la leche y los huevos. Con un batidor comienza a integrar del centro a los bordes. Deja reposar unos 15 minutos en la heladera.

Cuando la wafflera esté lista, extiende un cucharón de la mezcla lentamente, para que no se produzcan desbordes; cierra la tapa y cocina el tiempo indicado en las instrucciones del aparato. Retira con espátula de teflón y sirve los waffles tibios, cubiertos con dulce de leche o con frutas bañadas en miel. ¡Deliciosos!