Nació el 18 de octubre de 1987 en California, Estados Unidos, donde tuvo una infancia normal, como cualquier niño de clase media. Pero su simpatía se hacía notar. Según contó, era el “payaso de la clase” y, por eso, su padre lo incentivó para que estudiara actuación. A los once años, Zac empezó con las clases y descubrió que esa era su pasión. Durante la secundaria intervino en casi todas las obras teatrales de su escuela y su profesora de teatro lo recomendó a un agente artístico de Los Ángeles, con quien firmó un contrato.

Así, a principios del nuevo milenio, el joven empezó a trabajar en diferentes series televisivas con participaciones especiales de pocos capítulos. Su primera aparición en la pantalla chica fue en Firely, pero también actuó en Er y en The Guardian, entre otras.

Pero el verdadero éxito le llegaría en 2006 y de la manera menos esperada, cuando fue seleccionada para interpretar a Troy Bolton en la película para televisión High School Musical. El proyecto se realizó sin ánimos de tener grandes repercusiones. Sin embargo, el público infantil y adolescente no solo adoró la historia, sino que a todos sus personajes, siendo él uno de los favoritos. Un año después se lanzó la segunda parte y en 2008 se estrenó en cine la parte final, High School Musical 3: Senior Year.

Así, Zac se convirtió en un verdadero galán de cine y, una vez terminado el suceso de High School Musical, supo como reinventarse y seguir con su carrera.

Algunas de sus mejores películas son Hairspray, 17 Again, The Lucky One y New Year’s Eve. Hoy, el joven actor continúa en el largo camino hacia la plena fama, que con su simpatía, belleza y carisma sabemos que podrá alcanzar.